Vivir y trabajar en Luxemburgo

Inicio > Vivir y trabajar en Luxemburgo

Situado en la encrucijada de Francia, Bélgica y Alemania, Luxemburgo es conocido por su ambiente cosmopolita, por su calidad de vida y por el nivel de vida de su población.

No es de extrañar que se considere uno de los países más felices del mundo.

Esta próspera nación cuenta con 626 000 habitantes de 170 nacionalidades diferentes, que hablan unas 80 lenguas distintas.

El país y su capital —la ciudad de Luxemburgo— son un ejemplo único de cómo pueden combinarse tradición y modernidad: edificios contemporáneos, castillos y naturaleza espectacular se encuentran a poca distancia y se puede llegar a ellos fácilmente andando o en coche.

 

Un mercado laboral dinámico

Durante los últimos años, las instituciones de la UE y muchas empresas internacionales han elegido establecer su sede en Luxemburgo. 

Al ostentar actualmente el segundo PIB per cápita más alto del mundo y concentrar el mayor número de bancos privados la zona del euro, Luxemburgo es cada vez más atractivo para los profesionales cualificados. Gracias a un mercado laboral en expansión, presenta numerosas oportunidades de empleo para los cónyuges de los funcionarios de la UE.

Por otra parte, el desarrollo y el crecimiento económico de Luxemburgo han propiciado recientemente un aumento de la población y han creado una sociedad abierta en la que todas las personas se sienten acogidas. Las culturas y las lenguas se mezclan perfectamente y es fácil conocer gente y hacer amigos.

En este país multilingüe, las cuatro lenguas más habladas son el inglés, el francés, el alemán y el luxemburgués. Como los «expatriados» representan casi la mitad de la población total, se oyen todos los días muchos más idiomas: portugués, italiano, español, polaco, sueco, finés y rumano, entre otros.

 

Un país, muchas ventajas

Además de una economía floreciente, Luxemburgo ofrece a los residentes una amplia gama de beneficios:

 

Después del trabajo, la magia de la naturaleza

En Luxemburgo se alternan armoniosamente la ciudad y la naturaleza: se encuentran desde edificios urbanos e históricos a lagos, colinas y bosques.

El paisaje sereno y diverso del país ofrece actividades de entretenimiento para todos los gustos y es perfecto para desconectar de las tensiones de la vida cotidiana.

Salir a explorar Luxemburgo, ya sea a pie, en bici o en coche, es una aventura apasionante que puede empezar en el centro histórico de la ciudad de Luxemburgo —declarado patrimonio mundial de la humanidad por la UNESCO—, continuar por los castillos levantados en colinas, pasar por mesetas, valles y ríos, para finalizar en la primera reserva natural transfronteriza europea.

La protección del medio ambiente es una prioridad en Luxemburgo y, cuando llega el momento de distraerse, la naturaleza es lo primero. Una amplia red de pistas de senderismo y 600 kilómetros de caminos para bicicletas permiten desplazarse por todo el país de forma segura y respetuosa con el medio ambiente.

Los amantes de los deportes acuáticos pueden escoger entre una gran variedad de actividades: piragüismo, kayak, esquí acuático, natación, surf de remo, pesca, etc.

 

La UE en Luxemburgo

Al tratarse de uno de los miembros fundadores de la UE, Luxemburgo acoge la mayor concentración de instituciones y organismos de la UE: