Pasar al contenido principal

Ventajas de trabajar para la UE

Con su trabajo, los miembros del personal de la UE llevan a la práctica los valores de la Unión Europea, contribuyen a elaborar decisiones y ponen en marcha planes que tienen una amplia repercusión en millones de ciudadanos de la UE.

La UE, por su parte, ofrece a su personal una serie de ventajas que resultan atractivas desde el punto de vista profesional, personal y educativo.

Para más información, consulte cada una de las secciones siguientes.

Trabajar en un entorno tan dinámico como el de las instituciones de la UE puede ser agotador. Sin embargo, la UE apoya un equilibrio saludable entre vida laboral y vida privada que motiva a las personas a ser la mejor versión de sí mismas dentro y fuera del lugar de trabajo.

Trabajar para las instituciones de la UE le permitirá satisfacer las exigencias de su carrera profesional y de su vida personal, por lo que no tendrá que elegir entre ambas.

Los horarios de trabajo flexibles, las modalidades de teletrabajo, el acceso a una amplia gama de cursos de desarrollo personal y una cultura de trabajo diversa e inclusiva, así como las prestaciones por expatriación (como las indemnizaciones por viajes y expatriación) y las prestaciones «favorables a la familia» (como la asignación por hijos a cargo, las Escuelas Europeas o el permiso parental) son solo algunos de los complementos ofrecidos para apoyar el bienestar del personal.

Tanto en los puestos fijos como en los temporales, las instituciones de la UE ofrecen una remuneración competitiva acorde con sus capacidades, experiencia, responsabilidades y motivación.

Los salarios varían según el grado y la función: para los funcionarios, el sueldo inicial oscila entre 3 000 euros (AST) y 5 000 euros (AD) en función del grado de entrada, mientras que el sueldo inicial para los diferentes grupos de funciones de los agentes contractuales se sitúa entre 2 000 euros y 2 500 euros. Los salarios aumentan en función del mérito y de la antigüedad a medida que avanza su carrera profesional.

Para más información, consulte el siguiente cuadro de remuneraciones.

Dependiendo de su situación personal, es posible que tenga derecho a otros complementos, como la asignación por hijos a cargo, una indemnización por expatriación o por residencia fuera del país de origen, o el reembolso de los gastos de transporte.

Para más información, consulte el Estatuto de los funcionarios de la UE.

Si tiene hijos, o piensa tenerlos más adelante, tendrá derecho a prestaciones adicionales como la asignación familiar y la asignación por hijos a cargo, el permiso parental, la asignación por escolaridad y una contribución a los gastos de viaje anuales de los expatriados y los miembros de sus familias.

Trabajar en Bruselas o Luxemburgo tiene otras ventajas añadidas: son ciudades acogedoras para las familias, cuentan con excelentes escuelas nacionales e internacionales y estructuras de atención a la infancia. Entre ellas se encuentran las Escuelas Europeas, que imparten una enseñanza multilingüe y multicultural a los hijos de los miembros del personal de las instituciones de la UE.

Escuelas Europeas

Las Escuelas Europeas son centros educativos oficiales controlados conjuntamente por las administraciones públicas de los 27 Estados miembros de la UE. Se dirigen principalmente a los hijos del personal de las instituciones europeas. La misión de las Escuelas Europeas es impartir una enseñanza multilingüe y multicultural de calidad a los alumnos en los ciclos de educación infantil, primaria y secundaria. La enseñanza básica se imparte en las lenguas oficiales de la UE. Este principio permite salvaguardar la primacía de la lengua materna del alumno (L1). Por consiguiente, cada escuela consta de varias secciones lingüísticas. Para fomentar la unidad escolar y promover una educación verdaderamente multicultural, se hace especial hincapié en el aprendizaje, la comprensión y el uso de lenguas extranjeras.

La red de Escuelas Europeas se compone actualmente de 13 escuelas, que cuentan con unos 28 300 alumnos matriculados. La mayoría de estos alumnos viven en Bruselas y Luxemburgo, pero las escuelas también tienen sedes en otros Estados miembros.

Se puede obtener más información sobre los objetivos y principios de las Escuelas Europeas y buscar todas sus sedes.

Trabajar para las instituciones europeas le ofrece la posibilidad de continuar su desarrollo profesional y personal a lo largo de toda su carrera.

Al adquirir nuevas capacidades, los miembros del personal mantienen una alta motivación, progresan en su trabajo y alcanzan todo su potencial profesional.

La oferta de cursos de formación abarca una amplia gama de materias, como la diplomacia de la UE, la inclusión y la diversidad, las políticas de la UE, las relaciones institucionales, el progreso social y en el lugar de trabajo, la informática y el desarrollo digital, entre otras muchas.

La Escuela Europea de Administración (EUSA), creada expresamente para impartir cursos interinstitucionales de alta calidad al personal de la UE, se encarga de algunos de esos cursos de formación.

Los funcionarios europeos dominan al menos dos lenguas de la UE y, antes de obtener su primera promoción, deben demostrar sus conocimientos de una tercera.

El personal de la UE se comunica en varias lenguas en su trabajo cotidiano. El aprendizaje continuo de idiomas forma parte integrante de la carrera profesional de su personal y por esa razón las instituciones europeas ofrecen una gran variedad de cursos de idiomas.